Recitales cancelados, álbumes pospuestos, planes arruinados y negocios en peligro. Sí, la situación actual está en las antípodas de ser la mejor: incluso si los reportes indican de lugares en el mundo donde la lucha contra el COVID-19 está dando sus frutos, estamos hablando de un panorama bastante desolador en muchos aspectos, y es seguro decir que muchas industrias tendrán que esperar un tiempo largo hasta alcanzar los niveles de la etapa pre-epidemia.

Pero ni siquiera esta situación parece haber arruinado (la mayoría de) los planes de las leyendas góticas inglesas Paradise Lost: tan seguro como que cada día se volverá noche, cada dos o tres años el quinteto tiene un nuevo álbum en la calle, listos para meternos en un mundo de catedrales ruinosas y noches de luna llena. Obsidian, decimosexto álbum de los oriundos de la ciudad norteña de Halifax, ha sido interpretado por muchos como uno de los trabajos más particulares de su discografía, y es así que pudimos hablar con Greg Mackintosh, guitarrista principal del grupo, para que nos cuente, en su sorprendentemente elegante acento de Yorkshire, acerca de esta nueva adición al oscuro catálogo de Paradise Lost.



Primero que nada, ¿como te ha estado tratando la pandemia?

¡Más o menos igual que al resto de la gente! Mucha televisión, muchos libros… música… no salir mucho. Tengo que ser honesto y decir que personalmente no es tan diferente, suelo aislarme del resto generalmente, casi como que he estado entrenando. 

Pero en el plano profesional es muy extraño, porque desde que tengo 18 años no he pasado más de tres o cuatro semanas fuera de un escenario o viajando, así que es extraño. Y también es preocupante a futuro, pero creo que lo es para todos, porque nadie sabe lo que va a pasar con las industrias, mucho menos con la industria musical.

Adentrándonos en Obsidian, quería hablar acerca del hecho de que los últimos álbumes The Plague Within y Medusa fueron mucho más pesados, más orientados al death metal. Pero Obsidian parece volver a un estilo gótico más clásico. ¿Fue algo planeado desde el comienzo o simplemente salió de esa manera mientras componían el álbum?

Probablemente sean ambas cosas. Lo mismo que con Medusa, que para nosotros iba a ser un disco de doom metal, esa era la idea. Queríamos hacer, de manera casi directa, un álbum de doom metal, con las guitarras con fuzz, las baterías y todo lo demás, algo bastante lineal. Y entonces, cuando terminamos la gira y empezamos a trabajar en un nuevo álbum, sabíamos que queríamos hacer algo más variado, simplemente porque pensamos que era el momento correcto, ¿sabes? Hicimos Medusa, no queremos hacer hacer otro Medusa, hagamos algo diferente. Pero no sabíamos cómo lo íbamos a variar, y es ahí donde entra la segunda parte de tu pregunta. Lo tratamos de a una canción a la vez, viendo cómo nos sentíamos con cada una de ellas. 

Así que a medida que fuimos avanzando, cada canción se convirtió en aquello en lo que estuviéramos interesados en ese momento, ya fuera que estuviéramos recordando o estuviéramos metidos en algún estilo musical particular. Y entonces se convirtió en esta mezcla ecléctica de canciones, que ahora la escucho y se siente como una biografía musical de la banda. Pero no era algo que buscáramos hacer: sabíamos que íbamos a variar un poco, y se convirtió en algo de este estilo más gótico clásico.

He leído muchas publicaciones y reseñas que describen a Obsidian como el disco más ecléctico de Paradise Lost. ¿Estarías de acuerdo con esas opiniones?

[Duda un momento] Si te pones a pensar acerca de la palabra “ecléctico”, entonces sí, probablemente. Porque con álbumes que hemos hecho en el pasado que eran muy diferentes, como Host o lo que sea, todo el disco seguía esa línea, así que no era un álbum particularmente ecléctico, era una dirección nueva. Así que sí, estaría de acuerdo con que las diferencias de estilo entre las canciones del álbum es lo más ecléctico que hayamos hecho.



Paradise Lost han tenido muchos cambios de estilo a lo largo de su historia, a pesar de que tú y Nick siempre han sido los compositores principales y el grupo casi no ha tenido cambios de miembros. ¿Qué les ha hecho querer experimentar con tantos sonidos diferentes?

[Duda al principio] Es simplemente… una combinación de… creo que de estar aburrido. Por un lado soy un tipo al que le gusta mezclar diferentes cosas, que hace una cosa y después dice que tiene ganas de hacer otra cosa. 

Eso por un lado, y por el otro: la música es un aprendizaje constante. Y todavía lo es, todavía estoy aprendiendo, todavía me emociono por cosas nuevas que estoy escuchando. Me inspiro constantemente en ese tipo de cosas. Y creo que si eres de ese tipo de personas, no querrás quedarte quieto, querrás seguir tu inspiración. Así que creo que es un poco de ambas cosas.

Hablando un poco más acerca de aspectos técnicos, en Obsidian tienes un sonido de guitarra muy particular. ¿Cómo lograste desarrollar ese sonido?

[Se ríe] Es tan extraño, porque a lo largo de los años he tenido a diferentes personas hablando sobre diferentes álbumes y diciendo cosas muy similares. He cambiado de amplificadores muchas veces a lo largo de los años, y para este álbum volví de vuelta a lo básico: un cabezal Marshall JVM de 50 watts con un amplificador Marshall y el tube screamer puesto enfrente. Y eso es todo para el sonido rítmico básico, pero la mayor parte de los otros sonidos de guitarra en el disco los grabé en mi propio estudio, y usé muchos, muchos… Usé un cabezal de guitarra viejo, un JCM100 Super Lead. Y conecté muchos pedales, una gran colección de pedales de guitarra, desde los setentas hasta ahora. Me gusta experimentar con ellos, y eso es lo que hice. 

Para algunos sonidos de guitarra incluso hice cosas como… hay un truco que usé en el disco One Second y que no volví a usar hasta este álbum, y es agarrar los efectos como el reverb, el delay, el chorus y los demás, y los puse antes del amplificador, de la distorsión. Y es así que terminas con estos sonidos etéreos, extraños. Me gusta hacer ese tipo de cosas, me gusta experimentar. Y para algunas de las guitarras limpias le pedí prestada la Telecaster a un amigo, cosas como esas. Me gusta jugar con todo, pero el ritmo básico es el sonido de un Marshall con el tube screamer puesto enfrente, muy básico. Creo que el sonido principal de lo que hago tiene que estar en los dedos, ¿sabes? Porque sigo cambiando de amplificadores y, hasta cierto punto, sigo sonando igual.

No es tanto el equipamiento con el que tocas tu música, sino cómo la tocas.
Creo que tiene mucho que ver con eso. Y probablemente hubiera estado en desacuerdo contigo años atrás, pero con la cantidad de diferentes equipamientos que he usado todavía tiene ese sonido insignia que no tengo forma de explicar. [Se ríe] Así que debe estar en los dedos, ¿sabes?



En una entrevista, Nick Holmes dijo que el título de “Ravenghast” había sido elegido por ti, así que creo que eres la persona indicada para decir cuál es el significado del título, porque no lo he podido encontrar.

Sí, no vas a encontrarlo por ningún lado. Eso es porque se nos ocurrió el título Obsidian antes de que compusiéramos las dos últimas canciones “Darker Thoughts” y “Ravenghast”, que ésta fue la última que hicimos. Así que cuando se nos ocurrió “obsidian” (Nota del redactor: “obsidiana”) y comenzamos a investigar acerca de esa palabra y a encontrarnos con todas estas cosas para las que se usaba en el pasado, como talismanes y amuletos de la buena suerte o de la mala suerte, dependiendo de la sociedad en la que vivieras, y se nos ocurrieron las ideas para todos los talismanes y todo el simbolismo de la antigua iconografía precristiana. 

Así que estábamos investigando eso y encontramos que los cuervos (NdR: “Ravens” en inglés) eran muy usados, tanto los cuervos como las cabezas de cuervos. También estaba investigando el inglés antiguo y “ghast” significa “fantasma” o “espectro”, también se lo podía pronunciar “geist”, y simplemente junté ambas palabras. ¡Era un título provisorio! Y la mezcla suena genial, encarna la idea de la canción en una palabra. Así que simplemente quedó, porque a veces las palabras no necesariamente tienen que tener sentido para sonar bien, y esta fue una de ellas.

Vendría a ser algo así como “Cuervo Fantasma” o “Fantasma de un Cuervo”.

Sí, algo así.

No sé si lo sabes, pero en un par de días el álbum Host va a estar cumpliendo 21 años. ¿Cómo te sientes acerca de ese álbum dos décadas después? Siendo que fue un disco tan diferente.

No sabía que iba a cumplir 21 años, así que gracias: lo celebraré en mi casa viendo Netflix [Risas]. Todavía lo defiendo, lo defendí en su momento y lo defiendo ahora. Lo hicimos en su momento porque era 100% lo que queríamos hacer, la pasamos bien haciéndolo y la pasamos bien componiéndolo. Sabíamos, incluso antes que saliera, que todos los metaleros lo iban a odiar. Pero es parte de nuestra historia, y nos llevó hasta donde estamos ahora. Probablemente no existiríamos o sonaríamos de una manera completamente diferente si no hubiéramos sacado Host, es una parte de nuestra historia de la que estoy… Le he mencionado esto a un par de personas recientemente: estábamos en un festival de black metal en Noruega hace un par de años, y estaba hablando con un par de blackmetaleros de la audiencia luego del show. Y me decían: “¿Sabías que está bastante de moda gustar de Host en los círculos de black metal?”. Yo decía que cómo y por qué, a lo que me dicen que no saben, que de repente se puso de moda, o que ahora se acepta que a uno le guste. 

Es extraño que hayan pasado veinte años y de repente haya ciertos sectores de la comunidad metalera que crean que está bien que a uno le guste Host. Por mí está bien, puede que la comunidad metalera se haya vuelto más abierta a la… ¿diversidad? ¿Hasta cierto punto?

Podrías decir que todo vuelve.

Sí, podría ser. Así es como las bandas se hacen una carrera, en especial una banda como la nuestra, que hace cosas muy diferentes de vez en cuando. Tu álbum sale en el momento indicado o no sale en el momento indicado. ¿Y sabes? Draconian Times fue muy exitoso porque salió justo en el momento indicado, en la escena indicada y el momento indicado. Cinco años antes o cinco años después, podría haber sido completamente diferente.

En noviembre de 2019, editaste Abandon All Faith, el álbum debut de tu nueva banda Strigoi. Considerando que todos los recitales están cancelados y que cuando estos vuelvan vas a estar presentando Obsidian junto a Paradise Lost, ¿tienes planeado tocar en vivo junto a Strigoi presentando su álbum?

¡Oh, sí! Ya teníamos planeado aparecer en un par de festivales con Strigoi este verano [boreal], obviamente no van a ocurrir. Pero todos esos festivales están pospuestos para el año que viene. En teoría, si todas las cosas salen según el plan, entonces deberíamos estar dando recitales con Strigoi el año que viene. Todo depende de si vuelven los recitales y cómo vuelven, de cualquier manera tenemos la intención de tocar en vivo con Strigoi de la misma manera que hacemos con Paradise Lost, tenemos a todos los miembros de la banda ensayando ahora mismo, como si todo fuera normal. Porque eso es todo lo que puedes hacer: tienes que estar preparado en caso de que todo vuelva.

¿Qué mensaje quisieras dejarle a nuestros lectores?

Obviamente estará centrado en las cosas que están pasando, porque es lo que predomina en la vida de todos en este momento. Mi visión de esto es que, con respecto a los recitales, todo esto va a necesitar de mucha paciencia por parte de las bandas y de los fans, y de todos en la industria. Y vamos a superarlo, con suerte volveremos a los recitales normales.

Pero en caso de que eso no ocurra por un tiempo, en mi caso he estado consumiendo muchos libros, mucha música y muchas películas, de la manera que lo están haciendo muchas personas. Y diría que sigan haciendo eso: no se vuelvan locos, consuman arte, y si nuestro álbum es una parte pequeña de eso sería genial, y si no entonces no se preocupen. Cuídense, disfruten, no vayan a saquear y a matar. Escuchen, lean, usen sus cerebros y aliméntenlos. [Duda un segundo] ¡No se alimenten de cerebros! ¡Alimenten a sus cerebros!

Entrevista, traducción y redacción: Martín Cirillo


Con tecnología de Blogger.