La calurosa tarde del pasado Sábado 14 de Marzo se puso fin a la tan ansiada visita de The Offspring a nuestro país, un encuentro que sería pactado inicialmente para el 26 de Octubre del 2019 junto a Bad Religion pero que debido al estado de emergencia decretado por el gobierno, sería recalendarizado a la actual fecha, eso sí, con cambios importantes, Greg Graffin y compañía no podrían ser parte del cartel, por lo tanto quienes tomarían el mando sería Pennywise y posteriormente los trasandinos Eterna Inocencia y los nacionales BBS Paranoicos. Lamentablemente las medidas que tomaron los Californianos sobre la prevención del Coronavirus les impediría participar del evento a sólo días de su presentación, por tanto con un tridente de punk inamovible se daría comienzo al “último gran evento antes de la cuarentena”.

BBS Paranoicos

17:45 puntual y los locales lanzarían sus primeros acordes con un mensaje claro y directo, “#Apruebo” lucía estampado en cada uno de ellos. Repasando parte de su discografía de la mano de los clásicos “Calla y Espera”, “Corazón al Barro” e “Irreparable“. Eran inminentes las palabras sobre el momento decisivo que vive el país, sería Ozzo quien recalca la postura de los BBS recibiendo aplausos de parte de los asistentes, además de lanzar un mensaje de apoyo a las bandas locales, quienes más capacitados para hacerlo que una banda ad portas de cumplir 30 años de carrera. Con esa misma energía se encargaría de la voz en temas como “El Regreso”. Parte del setlist también cargaría la balanza a lo más nuevo, “Delusional” (2018) disco producido por Bill Stevenson (Descendents) y que los llevó a ganar el Premio Pulsar a mejor artista Rock del 2019. Cabe destacar que la iluminación en el escenario jugó a favor del show en todo momento.

Eterna Inocencia
Para el quinteto argentino prácticamente pisar suelo nacional es estar en casa, son tantas las presentaciones a su haber a lo largo y ancho de este lado de la cordillera pero quizás esta tenía un condimento más especial, pararse en uno de los escenarios más importantes de Chile. En la hora pactada empezaron de inmediato con la fase más “punketa”, esa que desde el minuto 1 hacía retumbar el bombo en el pecho “A los que se han apagado” o “Puente de Piedra” entre otras, fueron prueba de aquello. Lamentablemente cerca de la media hora de presentación, un asistente se accidentó y Guillermo Mármol (vocalista) al percatarse no dudó en pausar el show y socorrer a que lo asistieran, gesto que posteriormente también fué aplaudido. Eterna Inocencia es de esas bandas que las ves tocar y notas la honestidad y el compromiso con las causas sociales, dedicando parte de su repertorio a Matías Catrileo, Camilo Catrillanca, los pescadores de la ciudad de Puerto Montt o a los mismos BBS Paranoicos al ser la primera banda que oyeron de este otro lado de la cordillera. Con “Trizas de Vos”, “Cassiopeia” daban la cuota de emoción al Arena Movistar terminando con el cierre por excelencia “Weichafe Catrileo”.

The Offspring
Dicen que hay bandas que uno debe ver por lo menos una vez en la vida principalmente por lo épico del espectáculo, podríamos empezar por Rammstein y de ahí hacia abajo, pero si su lista no cuenta con The Offspring, simple, anótelo. Estos tipos saben cómo armar una fiesta y levantar a un público con su creatividad y excentricidades arriba del escenario, “Why Don’t You Get a Job” logró
que todo el recinto se sintiera parte del fiestero espectáculo, con balones gigantes y coloridos, desatando la locura en el ambiente. Además de principio el contacto fué directo a los hitazos “Come Out and Play”, “All I Want” y “Want You Bad” con un Dexter Holland implacable, quien además en conjunto con “Noodles” pondrían cuotas de humor en algunos espacios entre cada tema, así aprovecharía de referirse a este acontecimiento como el “último gran evento antes de la cuarentena”, tal como adelantamos al inicio de la nota. “You’re gonna go far, kid” tampoco quedaba afuera, y por si la cuota de nostalgia no era suficiente hasta ahora, hubo un segmento de covers que arrancó con “Blitzkrieg Bop” (Ramones), punk clásico de los 70’, sumándole una dosis de rock clásico a la vena con “Whole Lotta Rosie” (AC/DC) y una sorpresiva versión de “Bro Hymn”, canción con la que suele bajar el telón de sus shows Pennywise, los ausentes de esta noche. “The Kids Aren't Alright”, “Pretty fly” y una emocionante versión en piano de “Gone Away” también serían puntos altos en este espectáculo. 

Desde principio a fin fue una fiesta en todo sentido, 3 bandas entregando shows completos, impecables y sin tapujos. Este tipo de instancia ameritaba disfrutar, expresar y entregar la voz en la cancha, ya que la incertidumbre de un nuevo concierto masivo quedará a la suerte durante los próximos días. Ojalá más temprano que tarde tengamos la misma oportunidad de un evento grande y sano, porque tan bien nos hace distraernos aunque sean un par de horas durante estos tiempos complicados.

Sebastian Muñoz Cuevas
Fotos por Sergio García










Con tecnología de Blogger.