Foto: Google


La leyenda cuenta que en un concierto de 1982 alguien tiró al escenario un murciélago de verdad y Ozzy Osbourne lo mordería creando uno de los momentos más icónicos de su carrera. Luego diría que pensó que era uno de juguete. 


Según entrevista a Los Angeles Daily News, el príncipe de las tinieblas aseguró que no es la manera que quieren que sea recordado, pero sabe que es el hombre que le quitó la cabeza a un murciélago.

Señaló que hasta en su tumba estará escrito: "acá yace Ozzy Osbourne, músico que le dio un gran mordisco. El lunático".


Años atrás había hablado de ese incidente y según palabras del mismo vocalista de 71 años se sintió como comerse una hamburguesa. No obstante se llevó una desagradable sorpresa cuando las alas comenzaron a moverse: "lo puse en mi boca y me paralicé. Traté de sacarlo lo más rápido posible y la cabeza se salió".

Con tecnología de Blogger.