Ayer vivimos una buena recarga de metal en el teatro Caupolicán, una muestra plausible de que, pese a los últimos sucesos en nuestro país, el público metalero siempre se está dispuesto a disfrutar y llenar sus venas de litros de metal.
La jornada la abrieron los tremendos de BONEBREAKER que calzaron perfecto en esta
gran noche. Esta banda que nació de algunos miembros de Undercroft se destacó muchísimo en el escenario y, sin exagerar, no tienen nada que envidiarle a bandas de otras latitudes con temas como 'Kill the Soul' o también 'I Am The Darkness' que me hicieron recordar a los clásicos Morbid Angel y lo estoy haciendo sin caer en solo halagos; se necesita más difusión para esta banda, son buenísimos y cuando los descubres, te das cuenta que aún hay esperanza en el Metal extremo.


El segundo plato de la noche fueron los tremendos POWERWOLF, que con su calidad e increíble performance pudo llenar el vacío que tenían todos sus seguidores y de los cuales me atrevo a decir era la inmensa mayoría ya que la banda comanda por los hermanos Charles y Matthew Greywolf, hizo un repaso de toda su carrera recorriendo sus más grandes temas de sus 7 discos, canciones como 'Army of The Night' o la tremenda 'Resurrection by Erection' que hicieron vibrar a un Caupolicán repleto, en poco más de 1 hora, Heavy y power metal del bueno y que  los Alemanes prometieron volver a invadir nuestras tierras y les aseguro que serán nuevamente más que bienvenidos. Así da gusto debutar en un país lejano, con un teatro lleno y todos vitoreando tus canciones.

Por supuesto, quedaba un número más en este cartel y no podía cerrarse de otra manera: los maestros del Metal Vikingo, Amon Amarth, que visitaban por cuarta vez nuestro país, y esta vez en uno de recintos más grandes que los haya recibido nuestro país, y nos llevaron nuevamente a recorrer gran parte de su carrera y por supuesto nos mostró su último trabajo titulado Berserker (2019), con temas 'Raven's Flight' y 'Crack the Sky', más los clásicos 'Death in Fire', 'Twilight of The Thunder God' y, por supuesto, la magnífica 'Deceiver of the Gods', que nos hicieron navegar en sus mares Nórdicos con tremendo Death metal. Una muestra significativa y necesaria para todos los asistentes, es que a veces uno se pregunta, ¿dónde está la conexión con una banda y cómo lo demuestras? Y eso, en un concierto de Amon Amarth se responde fácil: Ayer fue el mejor ejemplo donde en el centro de la pista, además de los habituales mosh se efectuó el clásico movimiento de Remar en un Drakkar, la clásica nave Vikinga, un verdadero espectáculo de sus fanáticos a la banda. Un show verdaderamente maravilloso y único fue el vivido ayer donde nos convertimos en hombres lobos, gritando power metal de la mejor factura que puedes escuchar en estos tiempos y después nos embriagamos de cerveza y death metal Vikingo y viajamos al “Monte del Destino” con todo la mitología nórdica… a tu salud, Odín.


Raúl Cárdenas

Fotos por Miguel Fuentes, The FanLab








Con tecnología de Blogger.