Brian May llegó a Australia con motivo de dar conciertos de Queen, pero parece que no estaba de humor para recibir a ciertas personas.



El guitarrista estuvo tomándose fotos con sus fanáticos, pero al ver a un periodista le dijo que dejara de grabar.

Ante la insistencia de dicho sujeto, personalmente, Brian May se fue para tirarle el smartphone con el que estaba grabando. El guitarrista fue rápidamente controlado por el agente de seguridad y se retiró del lugar.


Con tecnología de Blogger.