Una mujer llamada Sonia Barton tuvo una idea bastante creativa para vengarse de su ex esposo que le era infiel.


Utilizó la colección de vinilos que tenía el hombre con quien vivió en la misma casa por los últimos 13 años y se le ocurrió darle un mejor uso.

La casa tenía una cocina decente, pero como la mujer está soltera ahora, le dio un toque personal y la cereza del pastel son las pertenencias de su ex esposo.

Sonia Barton asegura que todo fue hecho a mano y le costó unos 2500 euros. Dice que buscó por años una decoración que la convenciera dándole un nuevo uso al colección de vinilos de su esposo.







Con tecnología de Blogger.