Cuando creíamos que todos los prejuicios metaleros ya estaban siendo erradicados por completo, aparecen casos como este. El pasado sábado 14 de diciembre, detuvieron a un músico argentino por vestir un cinturón de balas, sin pólvora ni munición, por supuesto.




Nicolás Herrera Oliette, es integrante de la banda de Black Metal oriunda de Salta, Thanatos. La agrupación llegará a Buenos Aires este fin de semana para realizar una serie de shows. Sin embargo, la policía se encargó de amargarles la semana previa a su gira por la ciudad capital.

Según el medio Probando Con de Todo, los uniformados procedieron a requisar a Nicolás y, acto seguido, se lo llevaron detenido. Eventualmente, pasaron a llevarlo a la alcaldía, para luego trasladarlo a la Unidad Carcelaria N 16, ubicada en el municipio cerrillos. 

Es verdaderamente lamentable que sigan ocurriendo estas cosas. Esperemos que, con el tiempo, se eliminen todo tipo de prejuicios con respecto al metal; sean los que sean. 
Con tecnología de Blogger.