Foto: Eyescream Productions / Guacamole Project

Por: Raúl Domínguez

Tras varios años de no presentarse en tierras aztecas debido a diversas razones, Killswitch Engage por fin se presentó en Ciudad de México el pasado sábado 14 de diciembre en el Circo Volador y fue tan brutal, que son cientos de fanáticos que acudieron aclamaron a la banda entre llanto, éxtasis y mucha pasión. 

Fue a las 6:00 de la tarde en punto cuando las puertas del recinto comenzaron a abrirse para que los fans comenzaran a accesar y fue en ese momento cuando el nerviosismo se comenzaba a elevar y los latidos del corazón se comenzaban a acelerar. Cabe resaltar en este punto, la buena organización por parte de Eyescream Productions que cumplió con tiempo y forma los horarios establecidos para la presentación de cada una de las bandas, así como la buena seguridad y el gran ambiente que se vivió a lo largo de todo el concierto.

El reloj marcó las 8:00 de la noche en punto y al escenario subía Dead Legacy quienes sinceramente dieron un gran show. Posteriormente, fue el turno de Nunca Digas Muere y fue un show tan espectacular, que más de uno se convirtió fan de manera instantánea de dicha banda. Sin duda, una de las mejores propuestas de la escena mexicana. Gran presencia, gran sonido y sobre todo, gran calidad de parte de ambas bandas mexicanas que dejaron un preámbulo perfecto para la salida de Leach y compañía. 

Foto: Eyescream Productions / Guacamole Project

9:30 de la noche y en el audio sonaba "The Final Countdown" con lo cual se venía lo que todos esperábamos. Uno a uno, los integrantes de la banda fueron saliendo entre los aplausos y gritos del público que cuando sonó el riff inicial de "Unleashed" desataron la locura y el Circo Volador se estremeció por todos lados. 

Foto: Eyescream Productions / Guacamole Project

"Hate by Desing"
fue la segunda canción que tocaron y para este punto, el frenesí era tan alto, que los cánticos superaban el sonido de la banda y la voz de Leach apenas se escuchaba, pero este nunca dejó de darlo todo por los fans y fue aquí, cuando comenzó a interactuar con el público de manera directa subiéndose a las barreras de seguridad para tenerlos más de cerca. 

Foto: Eyescream Productions / Guacamole Project

Entre el público se pudieron apreciar lágrimas, gritos, mosh, saltos, cánticos y aplausos que los de Massachussets se ganaron a pulso con un set list verdaderamente asombroso que incluyó "The Crownless King" (con un guiño a Donald Trump). "My Last Serenade", "This Fire Burns", "Reckoning", "I am Broken Too","Rose of Sharyn", "As Sure As the Sun Will Rise", "In Due Time", "The Signal Fire", "Always", "My Curse", "This Is Absolution", "The End of Heartache", "Strength of the Mind" y concluyó con una sorpresa que nadie esperaba y cerró con broche de oro una demostración magistral de una de las bandas más importantes del metalcore, el cover del maestro Ronnie James Dio y su clásico "Holy Diver"

Foto: Eyescream Productions / Guacamole Project

Justo antes de iniciar con "I am Broken Too" , Jesse se disculpó con todos los fanáticos por la cancelación del año pasado debido a su cirugía vocal pero..¡NADA QUE PERDONAR! Vaya poder que tiene en la voz este maestro y en este mismo rubro, Adam D agradeció a todos los fans por el apoyo y hasta se burló (de forma chistosa y sin ofender) del paso de Howard Jones con la banda y la salida y regreso de Leach con ellos. Como siempre, el carisma del guitarrista se ganó los aplausos de todos los asistentes. 

Desde una perspectiva muy personal, me atrevo a decir que este fue uno de los mejores conciertos a los que he asistido por muchos motivos, pero ese sentimiento de ser invencible, esa satisfacción, ese llanto inevitable al escuchar a KSE en vivo por primera vez (y ojalá no sea la única) me hace recordar el poder de la música y sobre todo, el poder del metal en la vida de todos y cada uno de los que amamos este género. ¡GRACIAS POR UNA CÁTEDRA MAGISTRAL! 

Foto: Eyescream Productions / Guacamole Project



Con tecnología de Blogger.