Five Finger Death Punch está llegando al final de una gira por Estados Unidos y se ha topado con un obstáculo. El guitarrista Jason Hook, según la banda, experimentó una emergencia médica, lo que obligó al grupo a posponer su show del 12 de diciembre en Duluth, Minnesota.



No han surgido otros detalles sobre lo que constituye esta emergencia médica y Five Finger ha instado a los fanáticos a estar atentos al sitio web de la banda, ya que, probablemente, en el corto plazo darán más información. Por ahora, solo quedan dos conciertos agendados para la gira actual: 14 y 15 de diciembre.

Antes de la salida del nuevo álbum de la banda, F8, Five Finger Death Punch se embarcará en una extensa gira europea con el apoyo de Megadeth y Bad Wolves que se extenderá desde el 14 de enero hasta el 22 de febrero. Luego volverán a la camino para otro tour por los Estados Unidos con Papa Roach, I Prevail y Ice Nine Kills.



Con tecnología de Blogger.