Quizá hoy en día Europe no esté de moda, pero cuando sonó el teclado icónico de "The Final Countdown" el pequeño vocalista comenzó a saltar al ritmo, llevándose la mirada de todo su público.



Particularmente no resalta por una pronunciación excelente o una voz extraordinaria, pero el niño tiene una energía increíble y actitud, mucho de lo que necesita para ser un verdadero rockstar.

Muchos comentarios han sido a favor y resaltaron su talento que puede ser explotado aún más, además muchos se aliviaron al ver una vez más las nuevas generaciones que son el futuro en el rock.


Con tecnología de Blogger.