No cabe duda que los excesos para los que llevan una vida de rockstar es pan de cada día.

Algunos sobreviden otros dan paso a ser catalogados mártires del género.

Lo claro es que está historia es una mezcla de tragedia y humor debido especialmente al descenlace.

Cuenta la historia que en el año 1986 el integrante de Mötley Crüe sufrio una sobredosis de heroína,en la casa de un amigo en Inglaterra y este no supo que hacer entrando en un pánico y desesperación horrible.

Al ver que ya no había caso con tratar de reanimarlo optó por lanzarlo a un bote de basura.

Más tarde  "resucitó" y se reincorporó de manera milagrosa a volver a hacer de las suyas como si nada hubiese pasado.


Con tecnología de Blogger.