Uno de los anhelos en los 70 s que tenía Ozzy era sacar su licencia de conducir y la verdad es que lo intentó varias veces,el problema era que los nervios lo traicionaban y frecuentemente pasaba a tomarse un trago antes para estar más tranquilo,pero como era habitual eso terminaba en varias copas demás,con lo cual debía suspender su cita.

Debió recurrir al Doctor para que le recetara pastillas para controlarse en cierta forma lo que hizo que bebiera de manera más controlada,aunque agregó a su incontable especies de sustancias consumidas hachís Afgano,lo cual lo relajo y lo hizo llegar un día a dar el examen sin miedos. El problema fue que en un semáforo fue tanto el relajo que se durmió y ahí quedó el exámen inconcluso.

Después de meditar decidió comprar un caballo, pensó que podía ser más fácil y el tiempo le estaba dando la razón,cada día se sentía más cómodo sobre él y lo tenía totalmente controlado.

A tal punto llego su confianza que quizo ir a lucirse al bar favorito donde estaban siempre sus amigos y así lo hizo.

Llegó y todos quedaron boquiabiertos y con unas caras de asombro que hizo sentir muy bien a Ozzy,todo marchaba extrañamente bien pero llegó justo a bajarse cuando un camión apareció y tocó la bocina asustando al caballo el cual salió disparado y descontrolado sin que pudieran detenerlo en dirección a la granja y fue ahí recién que se detuvo y el príncipe de las tinieblas voló unos metros y aterrizo sobre bosta de vaca.

Cosas que pasan no?
Con tecnología de Blogger.