A estos viñamarinos (V Región, Chile), que surgieron en el 2011, les venía siguiendo la pista desde ese macabro EP “Genesis” que liberaron en el 2017. Y, ahora mis sacrificios de sangre fueron aceptados y heme acá con su más reciente producción “Elementa Exordii”. La que para ser sincero… ya me gusta, desde el nombre y su elegante portada, por lo que me depara un negro devenir, al iniciar el ritual.
LUXUL, exhibe una llamativa propuesta temática referente a la conjunción de la Muerte con el cosmos, o viceversa o ninguna de ellas y a su vez, todas las anteriores!!!
Se autodenominan como una agrupación de Avant-Garde Metal, queriendo experimentar un nuevo estilo, al desarrollar una nigromancia, entre el Rock, Jazz, Thrash y el componente esencia, para ésta ocasión, como lo es el impío Black Metal.

Como ya les adelanté, la elegancia y cuidado de la portada, por lo general recubre una obra de buen gusto e igual de cuidada y, ésta no era la ocasión, para que la fórmula no funcionase. “Insanire” nos recibe con uno sonidos esquizoides, que más bien parecen gemidos instrumentalizados por mentes retorcidas y doctas, pero que no nos permiten visualizar con claridad, como será la ola que nos arrollará. Si comienza a despejar la duda “Antropospectro”, con ritmos iniciales de una velocidad medida, pero con bastante peso y vocalizaciones anti sálmicas, que proceden de los más viles cultos, en especial los coros, que me recuerdan a los cánticos paganos del tipo babilónicos que predominan en Heresiarca (Agrupación de Concepción). Continúan avanzando en la velocidad del ataque, hasta alcanzar la endemoniada velocidad del Black Metal ortodoxo.

Los versos en español, afinan la puntería al momento de dirigir el mensaje, son verdaderos delirios que atormentan el alma y la mente, más allá del entendimiento de la propia locura. En “Excidium”, nos ampara una breve intro, pero que nos sumerge aún más, en el torbellino desesperanzador que desarrolla LUXUL. Finalmente se transforma en la miserable sala de espera, de “Para Acabar con Todo” (Adaptación del poema de Octavio Paz), y realmente el título reseña la estructura musical, que es depravada, envolvedora y aplastante, con innúmeros cambios y quiebres de ritmo, que poco a poco, van siendo invadidos por punzantes notas de fusión Avant-Garde, con bastante de un Jazz demencial, como si fuese ejecutado por Igor… el ayudante de Frankestein, al momento de revivir a su creatura.

En lo que resta de “Elementa Exordii”, los pasajes de oscuras ensoñaciones de fusión del Black Metal con el Avant-Garde, se hacen cada vez más penetrantes y enraizados, otorgándole a la obra, ese carácter de elegancia que ya nos prometían en la portada y que se desarrolla de forma lenta y mortal, como un río de lava, al adentrarte en cada tema y en cada minuto de estos claustrofóbicos 37 minutos de locura atemporal.
Especial mención, para  “Himnos Astrales II-Elementa Exordii”. Que es un misterioso y depravado viaje onírico, por el universo de una mente inquieta, voraz, perfeccionista, macabra y sin límites por la experimentación del dolor propio y más aún del dolor ajeno.
Altamente recomendado, para los dementes amantes del Black Metal de calidad, originalidad, consecuencia y experimentación.
Lo único malo… es que con el outro “Dilabique Non Sinat”, se acaba todo!!!  

Formación:
Nocturn: Guitar/Lead vocal
Ougt: Guitar/Backing vocal
Clegane: Bass
Yzathrous: Drums  


Temas:
Insanire
Antropospectro
Excidium
Para Acabar con Todo
Criogenia
Cáliz de las Falsas almas
Himnos Astrales II-Elementa Exordii
Destino Júpiter
Dilabique Non Sinat


Con tecnología de Blogger.