Fundado en 2008 como un proyecto en solitario, FALLEN TYRANT, ha estado haciendo su miserable negocio como un Power Trío, en el área alemana de Rhein-Main desde principios de 2011. El orden de marcha fue claro desde la primera demostración colectiva, después de lo cual FALLEN TYRANT perfeccionó su propia mezcla de Black Metal bruto de los ’90. Añadiendo un impacto distintivo de Heavy Metal e influencias psicodélicas.
Encerrados del mundo, en un oscuro sótano en Darmstadt, sin limitaciones por las tendencias o lo que la pretenciosa élite del Black Metal considera “true”. Los tres músicos pasan sus días lentamente forjando una losa de puro odio tras otro, solo para esporádicamente aparecer en escenarios igualmente oscuros con pintura facial completa y asaltar audiblemente audiencias confusas.

Con un respetable prontuario criminal de dos demos, un Ep y su LP debut “No World to Win, a Life to Lose”, del 2013. Ahora, nos hacen llegar su último larga duración, el que oscureció la faz de la tierra, el pasado Noviembre. Y, que es conocido como “Children of a Nuclear Dawn”. Éstos teutones, nos arrojan de forma solapada en la cara, siete maldiciones. Que se acercan al Black Metal de la vieja escuela. Ni más ni menos. Los altísimos riffs de trémolo, los furiosos ataques de explosión, el zumbido de graves distorsionados y las voces ásperas y furiosas son el armamento de esta máquina de guerra del sur de Hesse.

Pero en las siete canciones de “Children of a Nuclear Dawn”. Además logran utilizar medios más conservadores, para infligir el máximo daño creativo. Y esto no sólo se debe a características especiales, como sutiles apariciones de saxofón y sintetizador en “Shifting Tides Along the Rhine” y “Astronomy” o partes vocales limpias y dispersas, sino simplemente a través de una composición de canciones original e inteligente con carácter, habilidades y melodía, así como un buen sentido, para las raíces de la música pesada.
Con tendencias similares a las que suelta Animo Aeger. Los muchachos de FALLEN TYRANT, van escupiendo frases abyectas, sin parar, al igual que sus torcidas armonías. Las que en partes muy sutiles, se asemejan a lo que emitía Mayhem. Y de ahí, sus atmósferas están cargadas con las viscerales esencias del Black Metal Chileno, sudamericano, más que el de sus propias fronteras.

Interesante entrega, la de FALLEN TYRANT, con sus más de cincuenta minutos, de “Children of a Nuclear Dawn”. Altamente recomendado, para los fervientes amantes del Black Metal sórdido, veloz y descarnado. Sin mayores armonías ni ampulosas atmósferas orquestales.

Formación:
Mithras Sol Invictus: Guitarrista y vocalista
Sperrfeurer Herectic: Baterista
Nihlatak: Bajista y voces de apoyo

Temas:
Dominator Overlord
Shifting Tides Along the Rhine
Bullshit Bombardment
Death Code: Word Manifest
Children of a Nuclear Dawn
A Whisper from the Concrete Below


Con tecnología de Blogger.