Foto: Difusión


A pesar que la imagen que tenga el Heavy Metal para los que no escuchan este tipo de música siempre sea de "maligna", "ruidosa" o "mala", millones de metaleros al rededor del mundo todos los días disfrutan de sus bandas favoritas para tomarse unos momentos relajo o para desestresarse luego de un día largo de trabajo, estudios o lo que fuera.

Según una publicación recientemente realizada por el diario Elconfidencial, recientes estudios revelan que los fanáticos del Heavy Metal tienden a estar más abiertos a nuevas experiencias, lo que se manifiesta en la predilección por una música que es más intensa, compleja y poco convencional. A su vez, se ha descubierto que estos amantes de la música "pesada" tienen una actitud más crítica y negativa hacia la autoridad institucional y tienen una mayor necesidad de singularidad.


Confirmado: son más relajados

En un pequeño experimento realizado a fanáticos del Heavy Metal, se confirmó que al estar enfadados y escuchar Heavy Metal su ira no aumenta, por lo contrario, aumentaron sus emociones positivas

De esta manera, se puede deducir que escuchar este tipo de música representa una forma saludable y funcional de procesar la ira, la rabia y el odio.
Por su parte, la Universidad de Warwick (Reino Unido) demostró que los oyentes de la música pesada tienden a poseer mayor capacidad de abstracción, liberan tensiones y pueden relajarse más fácilmente. Por su parte, la Universidad de Arizona (Estados Unidos) reveló que los 'heavies' poseen mayores niveles de felicidad y calma que los otros grupos y que son menos propensos a tener algún remordimiento.
Con tecnología de Blogger.