Este fin de semana, el vocalista de Five Finger Death Punch, Ivan Moody cumplió un año de sobriedad y decidió celebrarlo.

El estadounidense se tatuó la cara con un ave fénix rojo ya que alcanzó una meta. En varias ocasiones peligró su estado de salud por sus adicciones.

"Las adicciones son difíciles de vencer. Mucha gente no entiende a menos que lo hayan enfrentado. Seguir luchando por tu vida depende de ti y tómate un momento para perdonarte a ti mismo", escribió Ivan Moody en su Instagram.
Con tecnología de Blogger.