Foto: Difusión
Si usted no sabe quién es Anthony Frank Iommi, más conocido como Tony Iommi, es muy probable que usted sea un ser de otro planeta, a pesar de que sea difícil encontrar algún ser en el universo que no conozca algo sobre el cerebro detrás de Black Sabbath

Tony Iommi es una leyenda viva, tal vez, la mayor de todas, en lo que se refiere al Heavy Metal. Es el creador de riffs por excelencia en la historia de la música, fundó junto a tres amigos de su barrio la mejor banda de la historia de la música pesada, fue un exitoso artista solista y además una celebridad a nivel mundial. Seamos honestos, debe ser difícil que alguien se asemeje al peso histórico del "RiffLord".





De esos setenta años, prácticamente cincuenta fueron dedicados al mundo de la música. Cincuenta. MEDIO SIGLO. Muy probablemente, mucho más tiempo de vida que cualquiera que esté leyendo esta noticia. Es importante recordar que de todos los trabajos que contaron con la presencia de Tony Iommi, son pocos (o ninguno) los que pueden ser considerados por debajo de la media en temas de calidad.

El hombre con las "manos de acero" es un ejemplo a seguir, pues a pesar de haber recaído por el Cáncer, se volvió a preguntar "Dios está muerto?" y obtuvo una respuesta milagrosa que nos dio un nuevo aliento a todos sus fanáticos: su recuperación.




Tony siempre ha sido de los tipos que ha disfrutado del escenario, por supuesto que no se puede esperar que tenga la misma disposición que tenía en su juventud, pero sus shows siempre fueron frenéticos hasta su retiro, mucho de esto gracias a su habilidad para domar enormes multitudes con tan solo 6 cuerdas.

Otro factor interesante es el carisma demostrado por él durante toda su carrera. Siempre con una sonrisa en el rostro, feliz, agradeciendo a Dios y al mundo.





No hay nada malo que se puede decir del legado de Tony Iommi. Si eres fan o no, es innegable el tamaño de la obra musical construida por el chico que salió de un barrio de Birmingham para conquistar el mundo. Y lo consiguió.

Incluso pasando por muchas incertidumbres, muchos problemas (como la pérdida de su dedo), Iommi continuó. 
De hecho, siempre dijo "Never Say Die" y así fue.

¡Feliz cumpleaños, maestro Tony Iommi!


José G.

Con tecnología de Blogger.