Victor Vallespir (Arcanus) PH: Pablo Gándara
La Sála Bóveda, de Barcelona, se puso extrema aquel helado viernes 11 de Enero.
Tuvimos la suerte de ver una variedad de bandas, y músicos impresionantes que renuevan la fé en el metal, que como sabemos, es siempre un problema de publicidad.

La velada comenzó con Expel The Grace: Los catalanes hacen death metal melódico, y el mejor ejemplo fue su primer canción Famine, del álbum Disharmony. Luego, continuaron con la canción que abre y le dá nombre a Disharmony. Continuaron con el muy brutal Under de su EP de 2015, llamado sencillamente: EP. Siguiendo con el mismo álbum, tocaron el aún más brutal Naim, que le da inicio a ese disco. Solo restaban dos canciones para que terminase el set, y ambas de su álbum de 2017: Disharmony. Ellas eran la engañosa Severed Hope, que por un momento nos hace pensar que se calma todo, para explotar y dejarnos listos para Now I Can Hate You, que es tan violento y honesto como su título.
Una banda que sin dudas se diferencia del resto de las bandas del estilo, y que tiene su sello propio. Pueden encontrar su breve pero potente discografía en Spotify, y en las redes sociales.


La noche siguió con Innvoid, otra banda catalana que presentaba su disco Hypophenomena, donde despliegan un progresivo moderno, tanto melódico como pesado. Gran labor del cantante Ignasi Subirachs, con una versatilidad enorme.

Luego, No Amnesty con un thrash/hardcore rabioso que sacudió al público con su velocidad y el amplio rango del cantante, quien me llevaba a recordar a King Diamond en muchas oportunidades. Durante su concierto, presentaron su discazo "Psychopathy", de una forma muy similar al disco, pero mejor aún. Una excelente banda para ver vivo y con mucha identidad propia.

Finalmente, los muchachos de Arcanus, una vez más, los catalanes nos demolieron con su death metal técnico. Guitarras filosas, una pared entre el bajo y el batería, y una voz de lo más brutal. Presentaron su último disco "Omen", y también tocaron varios temas de su anterior disco "Ashes".
Una noche inolvidable llena de grandes bandas y un público que disfrutó cada minuto.
 



Crónica: Nacho Barletta
Fotografías: Pablo Gándara
Con tecnología de Blogger.